GASTRONOMÍA


      Chipiona se caracteriza por gozar de una variada gastronomía, que aúna tierra (huerta y viña) y mar, suministrando unos ingredientes de primera calidad que llenan sus platos de colorido y sabor.
Pescados y mariscos son protagonistas en la cocina tradicional chipionera, en cuanto a su cantidad y diversidad en la preparación. Productos que se pueden degustar tanto a la plancha como en exquisitos guisos marineros, pasando por los típicos fritos y aliños. Destacan las doradas, corvinas, acedías, chovas, sargos, lenguados, rodaballos, chocos, erizos, langostinos, almejas,  cañaillas, navajas y un largo etcétera.

      Las arenas fértiles de Chipiona y su clima hacen posible que en Chipiona se cultiven productos de la huerta considerados tradicionalmente como de los mejores de la zona: tomates, zanahorias, coliflores entre otros, utilizados tanto en la gastronomía local como destinados a la exportación.

      Entre las frutas sobresalen las naranjas, los limones, la sandía, el melón y, por su puesto, la uva moscatel, con la que se elabora el afamado vino moscatel de Chipiona, reconocido tanto nacional como internacionalmente y galardonado con diversidad de premios especializados (Premios Mezquita, Challenge Internacional du Vin, Iberwine...).

      Actualmente, tres empresas locales se dedican a la producción de Moscatel en Chipiona: la Bodega Cooperativa Católico Agrícola, la Bodega José Mellado Martín y la Bodega César Florido. Además también se producen blancos, tintos, finos olorosos, cream y vinagre.

      La repostería chipionera es quizá menos conocida, pero no por ello de menor calidad. Realizada de forma artesanal por reposteros de gran tradición.

      Platos Típicos:

Berza chipionera
Papas con choco
Cazón en tomate o en amarillo
Raya en pimentón
Carne ibérica al moscatel
Corvina al horno
Tortillitas de camarones
Ortiguillas fritas
Galeras

      Recetas tipicas:

      Sopa de Galeras:

Una docena de galeras de buena talla, dos o tres cebollas nuevas, según tamaño, una pieza de pan (bollo o similar), un ramillete de perejil, aceite de oliva y sal.
      Cueza las galeras con extrema prevención en cuanto al punto de sal. Una vez cocidas retírelas y déjelas enfriar para poderlas manipular cómodamente. Reserve el agua de la cocción y elimine las secciones de cabeza y cola de las galeras, así como la zona superior de la cáscara del cuerpo.Corte el pan en dados (es preferible concentrarse en la parte de la corteza, por su mayor consistencia) y remójelo en un poco de agua, pero sin que llegue a empapar. Pique las cebollas nuevas. Lave bien y pique (cuanto más fino mejor) el perejil. Ponga un poco de aceite de oliva en una sartén y haga un refrito con las cebollas hasta que éstas tomen un aspecto dorado, momento en que deberá añadir el perejil. Añada a la base el pan mojado y el agua de la cocción de las galeras. Remover y rectificar de sal (bien añadiendo sal o agua limpia para eliminar su exceso). En los últimos instantes añada los cuerpos de las galeras limpias para que tomen calor. Servir caliente.
      Raya en pimenton:
1 kg. de carne de raya, 1 kg. de tomates rojos maduros, ½ cebolla, 1 diente de ajo, 4 pimientos de freír finos, 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva, sal.
      Lave los tomates. Retíreles la piel totalmente y trocéelo en secciones pequeñas. Limpie y pique la cebolla. Trocee los pimientos y pique el diente de ajo. Coloque el aceite en una sartén y, aún en frío, incluya los tomates, la cebolla, los pimientos y el ajo. Hay que procurar que no se haga un refrito, sino mantener la mezcla a punto de cocción, solo hasta el momento en que los tomates queden tiernos. Cuando los tomates estén tiernos machaque la mezcla hasta que forme una masa líquida uniforme que conformará la base de la salsa. Vuelva a colocar la mezcla al fuego e incluya la carne de raya aproximadamente durante 10 minutos, procurando que los trozos vayan quedando sumergidos en la salsa de manera uniforme por igual. Corrija de sal hasta el punto de gusto deseado. Servir caliente.

      Menudo de choco:

1 kg. de choco, 1 kg. de garbanzos, 1 loncha de panceta (cortada gruesa), un trozo de chorizo rojo para guiso, 1 tomate rojo maduro, 1 pimiento de freír, media cebolla, 3-4 dientes de ajo, un manojito de perejil, una cucharada de pimentón, una guindilla, hierbabuena, comino, aceite de oliva, sal.
      (Ponga los garbanzos en remojo en una cacerola el día antes de preparar el guiso). Limpie el choco, retirando vísceras, piel, concha, ojos y pico, y lávelos. Córtelo en tiras no demasiado grandes. Ponga una olla al fuego con un poco de agua y cuando ésta ya se encuentre tibia añada los garbanzos remojados y el choco limpio. Pele, lave y pique cuanto más fino mejor los dientes de ajo, la cebolla, el perejil, el tomate y el pimiento para freír e introdúzcalo todo en la olla junto con un chorro de aceite de oliva y una cucharada de pimentón. Corte a tacos (mejor cuanto más pequeños) la panceta y añádala también a la olla. Mantenga la olla tapada a fuego vivo durante aproximadamente tres cuartos de hora.
      Durante ese intervalo prepare un majado con la guindilla, la hierbabuena, el comino y un poco de aceite de oliva. Añada sal a gusto. Transcurridos los tres cuartos de hora, destape la olla, añada el majado y el chorizo cortado a rodajas. Vuelva a tapar la olla y déjela cocer durante otros 10-15 minutos.